Soy

Un desahogo, un momento de libertad de mi misma, una despedida de mi mente y mis anhelos. Eso quiero.

Dejar de pensar, dejar de desear, dejar de ambicionar y retirarme como se retira el sol de verano ante las hojas caidas de otoño. 

Salirme de mi, dejar escapar por los labios el grito de coraje que se estancó entre los dientes, dejar brotar las malditas lágrimas contenidas por el orgullo de no caer vencida, rendirme de una vez.

Explotar en una mentada de rabia por ser ignorada, por no ser valorada. Duele el corazón y llora el orgullo tras sentir  el cuchillo en la espalda y la escupida en la cara, surge el deseo de caerme de rodillas renunciando a ser lo que de alma soy, lo que de sangre soy.

¿Vale la pena? 

¿De qué estaría hecha si tiro mi torre ante quienes me invaden? Dejaría el terreno despejado y libre sientiéndome miserable por dejar de ser. ¿Podría? ¿Sería capaz de romperme en dos y dejar abandonada por ahí la parte mía por la que vivo? No, no valdría la pena.

Soy un río de letras circulando por mis venas, eso soy.

Soy una cabeza que analiza, interpreta y se parte en tres para dar tranquilidad a otros, eso soy.

La vida me da lo que me ha construído, esa mente y esa sangre, si dejo de ser entonces muero y por ahora, no es lo que deseo.
María Antonieta Estévez L.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s